As.com
Aarón Rodgers-Russell Wilson, duelo de pistoleros en la NFC

CON YARDAS Y A LO LOCO

Aarón Rodgers-Russell Wilson, duelo de pistoleros en la NFC

El quaterback que pase a la final de Conferencia tendrá que pensar en la forma de superar a la defensa de los 49ers liderada por Bosa o frenar a los Vikings de Dalvin Cook

El fin de semana de las wildcards pasó y dejó tres partidos de esos que suman adeptos a este deporte (Texans- Bills, Patriots-Titants y Saints-Vikins) y uno que, si no llega a ser por la lesión del quaterback de los Eagles, Carson Wentz, hubiese sido igual de emocionante.

Enfocándonos ya en la ronda divisional, podremos disfrutar de cuatro enfrentamientos de muchos quilates: 49res-Vikings, Ravens-Titans, Chiefs-Texans y Packers-Seahawks. Desde ‘Con Yardas y a lo loco’ intentaré señalar algunos nombres en los que fijarse en esta nueva jornada de ‘tragicomedia’ a la americana donde podremos disfrutar de ajustes de cuentas, duelos de pistoleros, batallas de defensas y mucho, mucho más en esta nueva jornada...

Empecemos por la Conferencia Nacional

49ers-Vikings

Al contrario de lo que algunos puedan pensar, en mi opinión creo que los Front-7 de ambos equipos marcarán el devenir de este partido. Ambos equipos andan sobrados de armas ofensivas, pero es en las trincheras dónde se decidirá este partido, dos líneas ofensivas medias que verán como los Bosa, Hunter, Buctner, Kendricks intentan asfaltarles como las señoras de avanzada edad asfaltan a la seguridad que abre las puertas el primer día de rebajas.

No irá falto de estrellas este duelo, pero dos nombres serán claves para los intereses de su equipo...

Nick Bosa (DE de San Francisco 49ers)

Una fuerza de la naturaleza, un jugador que está llamando a la puerta del DPOY (Defensive player of the year) en su primer año en la liga y la revolución que el pass-rush de La Bahía necesitaba para convertirse en algo superlativo. Eso y mucho más es lo que es Nick Bosa. Ante los Vikings puede hacer de su capa un sayo gracias a la ‘quebradiza’ línea ofensiva de los vikingos. Cousins, mariscal de sus rivales, sueña con, como dice Kittle, “BOOOOOOOOOOOOOSA”.

Dalvin Cook (RB de Minnesota Vikings)

El bueno de Cook es el todo en la ofensiva de Kevin Stefanski, coordinador ofensivo de los Vikings. Es cierto que tener a Diggs, Thielen y Rudolph es un plus, pero cuando el egresado de Florida State suma yardas, las cadenas de los Vikings se mueven y pueden plantar cara a cualquiera. Que se lo digan a los Saints. No será fácil para Cook guiar a su equipo hacia la victoria con la máquina de triturar minera que tendrá enfrente, pero calidad y la ayuda de Odín tienes.

Packers-Seahawaks

 No me tirarán a mí los colores verdes y amarillos en estas líneas, lo juro y lo prometo. Sin embargo, todo lo que no sea vencer a esos halconcitos en nuestro glorioso Lambeau Field será difícilmente superable... Poniéndonos serios, el partido tiene sabor a revalida después del Divisional de 2014, dónde los Seahawks derrotaron a los Packs, y aunque los de Pete Carroll llegan mermados son expertos en dar la vuelta a las peores situaciones. Como los Patriots pero con una Superbowl menos por una decisión de Carroll más que dudosa, ya sabéis todos cuál...

Yendo a los nombres propios, los dos mariscales, Rodgers y Willson, se llevarán todos los focos.

Aaron Rodgers (QB de Green Bay Packers)

¿Qué decir de Rodgers, qué decir del lanzador más talentoso en la NFL? Primero señalar que esta temporada del mariscal no ha sido de las más brillantes de su carrera. No le ha hecho falta al ser estos primeros Packers de LaFleur un equipo más compensado. No por ello, no ha dejado de dar muestras de su calidad con sus pases imposibles, sus carreras con más carisma que velocidad y ese bigotito que nos vuelve locos. Sin embargo, lo que está claro es que los playoffs despiertan a la bestia. Una bestia hambrienta ante una de sus presas más deseadas.

Russel Wilson (QB de Seattle Seahawks)

Al igual que con Rodgers, los adjetivos se acabaron hace tiempo para describir a Russel Wilson. Él solo sostiene temporada a temporada a sus compañeros. Se ha podido sobreponer a una calamitosa línea ofensiva, que más que protegerle vendían su piel bastante barata, y a un cuerpo de receptores impropio de un equipo de playoffs. Ahora le toca otra dura prueba: visitar Lambeau sin ninguno de sus tres running backs principales. Además, para echar más leña al fuego, los de Green Bay sufren contra la carrera lo que permitiría al ‘3’ descargarse de cierta responsabilidad. No será así y sobre su espalda recaerá todo el peso de la victoria. ¿Será capaz el ‘Houdini’ de Seattle de brindarnos un truco más?

Back to top