As.com
PortadAS

AS COLOR

PortadAS

Rodra
Por


Hasta Zidane, un tipo despegado de los problemas, medita cómo parar a Messi. Todo el mundo sigue en eso. Con marcas individuales, sistemas acorazados y varios defensas centrales vestidos de policía. Por casualidad, Zubeldia fue un ejemplo. El joven donostiarra se impuso a Messi con una receta de su tierra: convicción, confianza y mucho contacto. Zidane piensa en Valverde y cuidó a Casemiro para la tarea.

Jovic parece un futbolista construido a piezas. Primero el tronco, la cabeza, los brazos y después las piernas. Quizás por eso le está costando encajar bien. El serbio, para proteger su valor, podría escudarse en dos verdades: Zidane no le ofrece demasiadas oportunidades, y su posición coincide con la de Benzema, que lleva un año y medio haciéndonos creer que Cristiano no hubiera sido lo mismo sin él.

El Madrid ya gana en Europa gracias a los goles de Vinícius y Rodrygo. La fusión de los dos sería un futbolista inmaculado, pero por ahora la gente y los genes se empeñan en cruzarles por caminos separados. Su actividad es un triunfo, sobre todo para Juni Calafat, el asesor que cambió la música de Fiebre Maldini por la ópera de la Casablanca. Ahora, más que nunca, es el momento de los brasileños; estaría feo que no triunfaran en su juventud.

El Valencia obró el milagro y España hizo pleno. Los de Celades han encontrado un antídoto perfecto a sus problemas palaciegos: talento y cabezonería para un equipo que cada año sobrevive en su propósito de autodestrucción. El Atleti pasó de puntillas y el Madrid firmó una primera fase justita. El Barça cumplió mejor que los demás, pero no hay ilusión sin brillo.

Primero fueron los millones y ahora los jóvenes. Florentino se adelantó a cada moda, y en esta última, cuando los otros peleaban por pagar la cifra astronómica final, fue cerrando un plan Renove magnífico. El siguiente golpe volverá a marcar todas las tendencias: el fichaje de Mbappé.

Ødegaard pareció una maniobra de Hollywood. Rescatar a un diamante precoz de los fiordos y ponerle a triunfar en el mundo del fútbol. Fue tan mediático que poca gente lo creyó. Le dieron el mismo tiempo que a su corta edad. Ahora, por giros del guion, es una de las estrellas indiscutibles de la Liga. El sábado bailó al Barça y no será la última vez. Ødegaard está preparado para que la película se estrene ya.

El Madrid tuvo el liderato en los primeros 20 minutos de Mestalla. Pero Sergio Cortina lo anunció: la jornada previa a un Clásico es un peligro. El Valencia, muerto, se dio por desenterrado y Parejo practicó la exhumación. Un cuerpo tan vivo que mereció ganar. Benzema y Courtois empataron en el descuento con un sabor más valioso que el triunfo. El Madrid es un equipo ardiente, talentoso y comprometido.

Back to top