As.com

AS COLOR

Ali Dia: el peor fichaje en la historia de la Premier League

Ali Dia es considerado uno de los peores fichajes en la historia de la Premier League cuando firmó por el Southampton en 1996 tras una llamada fraudulenta

El mundo del deporte se convierte en muchas ocasiones en un mundo de intereses de todo tipo. No siempre sanos, positivos o éticos. El mundo del fútbol no se escapa de ello, evidentemente, y en Southampton conocen muy de cerca este contexto siendo protagonistas de uno de los casos más surrealistas que se han producido en las últimas décadas.

Ocurrió en 1996 en la ciudad desde donde partió el mítico y recordado transatlántico de origen británico conocido por la Humanidad como 'Titanic'. Ocurrió al Sur de Inglaterra, en Southampton, en el ya extinto estadio 'The Dell', antiguo hogar deportivo del Southampton antes de que se trasladaran (en 2001) al actual St. Mary's Stadium.

Esta es la historia de uno de los fichajes más cuestionados y curiosos en la historia del fútbol inglés. De hecho, se llega a catalogar esta operación como una de las peores que jamás se hayan producido en las islas británicas, rozando el fraude, llegando muy de cerca a ser catalogada como un engaño.

En 1996 llegó a las oficinas del Southampton una llamada telefónica. Pero no era una llamada cualquiera, por diferentes motivos. En primer lugar, por el supuesto emisor, y en segundo lugar por las consecuencias que tuvo. En un principio la llamada dejó atónitos a muchos en las oficinas del club sureño inglés. Se trataba de George Weah, mítico delantero liberiano que había marcado una época en las filas del AC Milan. Aquella llamada tenía una intención: aconsejar al Southampton el fichaje de un futbolista conocido como Ali Dia.

El Southampton atravesaba un mal estado de forma, vivía una irregularidad deportiva que ya comenzaba a tener una tendencia preocupante y aquella llamada quizás llegaba en un momento de cierta desesperación buscando soluciones que tuvo consecuencias negativas. Al parecer, Weah recomendaba el fichaje de Ali Dia, primo suyo que había jugado en las filas del Paris Saint Germain y que en ese momento se encontraba sin equipo. Cuando un jugador mítico llama personalmente y ofrece un futbolista, cuando la situación del equipo era preocupante, la decisión final se precipitó y los Saints acabarían cerrando la operación. Ali Dia se convertía en nuevo jugador del Southampton.

Pero aquella llamada era un fraude. Un fraude con diversos escenarios. Ni se trataba de George Weah, ni Ali Dia había jugado en el PSG (de hecho, su carrera transcurrió por equipos amateurs de Francia, Finlandia e Inglaterra, salvo la excepción del Southampton), ni era tan bueno como parecía ser. En una época donde el scouting no existía de forma tan precisa, donde YouTube no estaba ni en gestación, donde las referencias debían ser mucho más trabajadas, aquella llamada fue la única referencia que tenían.

Pero la operación se cerró. Ali Dia fichaba por el Southampton, se convertía en nuevo jugador del equipo, e incluso llegó a debutar oficialmente en Premier League. ¿Cómo pudo debutar sin ni siquiera haberle visto tocar el balón? Tras firmar su contrato, el club había previsto un encuentro de filiales entre Southampton y Arsenal, pero las condiciones climáticas forzaron la suspensión y el técnico (por aquel entonces Graeme Souness) se vio obligado a incluirle en la convocatoria contra el Leeds.

Su debut se produciría el 23 de noviembre de 1996. El mítico Matt Le Tissier, de forma inesperada, se lesionó, y el técnico daría el relevo con Ali Dia, firmando una sustitución que desvelaría el fraude, pero lo haría en directo, ante miles de personas. Entró al terreno de juego en el minuto 34, pero su nivel era tan bajo que volvió a ser sustituido en el minuto 77. Un jugador que corría sin sentido, que desconocía cualquier conocimiento táctico, que no ofrecía ninguna garantía con el balón en los pies.

Pronto se dieron cuenta de lo que había ocurrido. Más cuando desde las oficinas del club se pondrían en contacto con George Weah para pedir explicaciones sobre lo ocurrido, ya que el atacante africano era considerado una referencia en el fútbol y no entendían por qué había participado en una operación de semejante calibre. La sorpresa, o no, llegó cuando Weah confirmaría que él no había llamado, que él nunca había realizado la llamada y nunca había ofrecido al futbolista para su fichaje. El Southampton había sufrido una estafa.

Aquel partido quedaría en la memoria de los aficionados en Inglaterra. Los fans del Southampton como las víctimas de un fichaje que dejaba en muy mal lugar a su equipo, mientras que en el resto del terreno británico se convertiría en un foco de burlas y bromas.

Ali Dia no era jugador profesional, desconocía de primera mano lo que era el fútbol de élite, no era familia de George Weah, pero consiguió jugar durante 43 minutos en un partido oficial de la prestigiosa Premier League. Poco más se supo posteriormente de él, evidentemente. Lo que sí quedó grabado a nivel popular fue el calificativo de 'Peor fichaje en la historia de la Premier League'.

Back to top