As.com
Camisetas de fútbol por quesos: la acción de un pastor para ayudar a niños autistas

Camisetas de fútbol por quesos: la acción de un pastor para ayudar a niños autistas

Roberto Guerrero, más conocido por su canal 'La Mía Cabra', intercambia sus quesos por camisetas para donarlos a ARATEA.

Su nombre es Roberto Guerrero y trabaja como ganadero en Navalmoral de la Mata, un municipio de no más de 18.000 habitantes de Cáceres. El extremeño compagina su trabajo en el campo con ser un fiel seguidor de su equipo, el Moralo, de Tercera División y un youtuber que, poco a poco, va cogiendo fama. Su canal ‘La mía cabra’ cuenta con casi 500 suscriptores y atendió a AS para explicarnos su última gran iniciativa: intercambiar un queso de fabricación propia por una camiseta de los rivales del Moralo. El objetivo: donarlas a ARATEA, una asociación de ayuda a niños con autismo.

Roberto atendió a este diario tras terminar de ordeñar a sus vacas. Nada más descolgar el teléfono nos informó de que estaba "en el campo con las cabras". Reclama que "los ganaderos ya no somos como los de antes". Quiere acabar con ese prejuicio de la España interior y, entre otras cosas, por eso empezó con su canal de YouTube. Desde ella también hace "hincapié en el cambio climático", es el primer damnificado y teme algún día no poder alimentar a sus animales. "Aquí no solo crece hierba, también crece la humildad", asegura.

Roberto se ha convertido en un héroe de las redes sociales por su pequeña iniciativa. Ofrece a los clubes un queso a cambio de la camiseta. Una idea que surgió para mantener "el buen rollo" y que se transformó al conocer a ARATEA, una asociación para niños con autismo de una edad comprendida desde los 14 años hacia abajo. "Hablé con la asociación y les propuse la idea de colgar las camisetas para, al final de la temporada, hacer una subasta y recaudar dinero para el campamento de verano", explica. Dicho campamento lo conoció el año pasado y le pareció "un poco triste: una piscinita hinchable, colchonetas…". Además de las camisetas para la asociación, también plantea que los niños hagan "una excursión al campo para que los niños vean las cabras y las vacas".

Ya tiene la primera camiseta en sus manos por la causa, la del Jérez, el club de Jérez de los caballeros. "Localicé a Chema, el capitán, le comenté la idea y tardó un par de horas en organizarlo todo. Quedamos antes del partido y cambiamos la camiseta por el queso", afirma lleno de orgullo.

Pese a que su idea consistía en que tan solo intercambiaría el queso por la camiseta del club que fuera a visitar al Moralo, las redes sociales han revolucionado su iniciativa y está llegando mucho más allá. "Me ha escrito el Cacereño, quieren que vaya allí para el intercambio. Desde Cataluña me ha contactado el Terrassa, también lo ha hecho el entrenador de la cantera de El Ejido, Rodrigo López del Móstoles, el Zamora, un árbitro de Tercera División…", incluso espera conseguir la camiseta del Extremadura. Roberto tiene contacto con Álex López, jugador del club de Segunda División, gracias a un amigo suyo y están intentando que el club aporte a la causa. Podría darles un salto grandísimo.

Roberto está abierto al intercambio con cualquier equipo, aunque haya que hacer más esfuerzos, todo sea por una buena causa: "Si hay que fabricar más queso de las cabras, se fabrica".

Ampliar

Evitar incidentes

Roberto, Ecarly en Twitter, comenzó con el intercambio de queso por camiseta en el play off a Segunda División B de la temporada pasada. Tras observar varios mensajes polémicos por las redes sociales, quiso templar los ánimos y que solo se hablara de fútbol. El partido fue contra el Horta. Le mandó un vídeo al portero del club, que también es youtuber, y le explicó su idea. El portero aceptó e hicieron el intercambio. Llegó a viajar a Cataluña, donde fue muy bien recibido.

Tras el encuentro contra el Horta, el sorteo les deparó el Linares. Los antecedentes no eran buenos, en el último encuentro, hace 22 años, "hubo una trifulca tremenda". Volvió a actuar. "Le mandé un vídeo a Rosales, su capitán" y decidieron hacer el intercambio. No hubo ningún problema en el partido e incluso él fue recibido allí como un héroe, con cánticos.

Roberto Guerrero, un pequeño héroe anónimo que se ha propuesto formar una de esas pequeñas historias que rodean al balompié y que tanto nos gustan. Humanidad en el fútbol modesto.

Back to top