JUEGO RESPONSABLE

Las nueve claves para fomentar la práctica del juego responsable

Entre los fundamentos básicos, jugar para divertirse y no para ganar dinero y asumir la derrota como una parte normal del juego. También el control del tiempo y la inversión

Las nueve claves para fomentar la práctica del juego responsable
Fernando Bizerra Jr EFE

Juego Seguro. 18+ Juega con Responsabilidad.

El juego se trata de una actividad lúdica que persigue el divertimento de sus participantes, pero siempre dentro de los límites de la responsabilidad y la mesura. El exceso puede provocar comportamientos inadecuados y peligrosos para los usuarios. Desde la Dirección General de Ordenación de Juego (DGOJ) se han puesto en marcha mecanismos que permiten identificar las líneas transversales de cómo se realiza el juego responsable. El juego seguro.

Recuerda la DGOJ que siempre de haber una elección racional y sensata de las opciones de juego. Que la decisión de juego siempre tiene que ser informada y educada y que el valor de lo que se juega nunca puede ser superior a lo que un individuo puede permitirse.

Recuerda la Administración que el jugador responsable es aquel que juega para divertirse, para entretenerse, pero que no tiene en la consecución de dinero (mucho menos de amplias sumas de dinero) su objetivo principal. La opción de la victoria (escasa) es factible, pero mucho más la opción (frecuente) de la derrota. Así que jugar responsablemente es tener controlado estos factores, como el tiempo y el dinero que se le dedica.

Esto dibuja un listado de nueve señales que dibujan los fundamentos de cómo se juega con responsabilidad. Son:

1.- Juega por diversión, no por dinero o para evadir problemas.

2.- No persigas o intentes recuperar las pérdidas.

3.- Juega para divertirte, disfruta al ganar, pero considera que también puedes perder.

4.- No pidas dinero prestado para jugar.

5.- Juega solo el dinero que hayas decidido destinar a la diversión. No utilices nunca el dinero que destines habitualmente a sus gastos fijos, como comida, transporte...

6.- En tiempo de crisis emocional disminuye el autocontrol: evita jugar en esos momentos.

7.- No permitas que el juego afecte a tus relaciones con la familia y amigos.

8.- Establece un límite de tiempo y de dinero para jugar.

9.- El único juego medido es el juego divertido.