APUESTAS

La autoprohibición, una de las claves del Juego Seguro en España

Los usuarios que así lo deseen podrán darse de alta y vetarse a sí mismos el acceso a juegos online y presenciales mediante la DGOJ.

La autoprohibición, una de las claves del Juego Seguro en España
JESUS RUBIO DIARIO AS

Juego Seguro. 18+ Juega con Responsabilidad.

La autoprohibición es uno de los pilares que garantiza el Juego Seguro en España. Se trata de uno de los aspectos fundamentales que se exigen a los operadores de juego para poder obtener licencia en España. En nuestro país, todos los ciudadanos que lo deseen se pueden dar de alta en una lista denominado Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego que vetará su acceso “al juego online y a todos los juegos presenciales que requieran la comprobación de que el interesado no esta inscrito en este Registro según la normativa de cada Comunidad Autónoma”.

Esta herramienta se implementa para evitar que aquellas personas que empiecen a detectar que no juegan responsablemente, puedan seguir haciéndolo y evitar, así, actitudes compulsivas. La fórmula para activar este autoprohibición es de acceso sencillo y sólo requiere de la descarga de un formulario y su presentación online, a través de sede electrónica de la página de la Dirección General de Ordenación del Juego o de manera presencial en cualquiera de los registros previstos.

Estos son “registros electrónicos de las AAPP, oficinas de correos, representaciones diplomáticas u oficinas consulares de España en el extranjero, oficinas de asistencia en materia de registros o en cualquier otro que prevea la normativa especial”. Otra fórmula es mediante la aplicación móvil ‘DNIE autoprohibidos’, que permite, mediante el uso de DNI 3.0 y una conexión NFC, la inscripción en el mismo registro.

Una vez se procede esta inscripción, se informa a las Comunidades Autónomas para que pongan en marcha los mecanismos fijados en cada una de ellas. También existen fórmulas para ejercer este derecho de autoprohibición a través de las Comunidades Autónomas, pero a diferencia de aquellas ejercidas a través de la Dirección General de Ordenación del Juego, su veto sólo se aplica a esa Comunidad en la que se haya solicitado. El usuario podría continuar jugando en otras regiones.

La vigencia de estas restricciones es de seis meses. La normativa también permite el que un usuario, de manera libre, cancele su inscripción en estas listas de autoprohibición. Para ejercerla también hay que usar el Registro de Interacciones de la Direción General de Ordenación del juego para, de la misma manera, proceder a informar a las Comunidades Autónomas de la baja en esta lista de autoprohibición.