ITALIA

El exconsejero delegado de la Juventus denuncia violados sus derechos en el 'caso Calciopoli'

Giraudo fue condenado en 2012 a un año y ocho meses por ser junto a Moggi, exdirector general de la Juventus, máximos responsables del escándalo de amaño de partidos.

El exconsejero delegado de la Juventus denuncia violados sus derechos en el 'caso Calciopoli'
ANDREAS SOLARO AFP

El exconsejero delegado del Juventus Turín, Antonio Giraudo, presentó este lunes un recurso a la Corte Europea de los Derechos Humanos, por presuntas violaciones de sus derechos en el proceso por el escándalo de fraude deportivo conocido como Calciopoli, y que le vio inmerso.

Giraudo fue condenado en 2012 a un año y ocho meses por el Tribunal de Nápoles por ser junto a Luciano Moggi, entonces director general del Juventus, supuestamente uno de los máximos responsables del escándalo de amaño de partidos por manipulación de los sorteos arbitrales y otras presiones, pero esta condena fue anulada en 2015 por el Tribunal Supremo por prescripción de los delitos.

Sin embargo, Giraudo, suspendido de por vida de toda actividad vinculada con el mundo del fútbol, presentó este lunes a la CEDU un recurso pues, según sus abogados, Italia cometió una serie de violaciones en los procesos que, entre los años 2000 y 2010, llevaron a su inicial condena, informan los medios italianos.

En particular, el exconsejero delegado del Juventus cree que Italia no respetó el artículo 6 de la Convención Europea de los Derechos Humanos, que prevé el derecho del ciudadano a acceder a un "tribuna preestablecido y a un correcto proceso".

Las federaciones deportivas, siempre según los abogados de Giraudo, crearon jurisdicciones disciplinarias no "preestablecidas por la ley", y solo concedieron a la defensa siete días de tiempo para preparar su tesis y leer un fascículo de unas 7.000 páginas.

El entonces consejero delegado del Juventus fue condenado en una sentencia del Tribunal de Nápoles del diciembre de 2012 a un año y ocho meses, después de que el proceso comenzara en enero de 2009 con un total de 26 personas imputadas.

Los presuntos responsables de la corrupción en el fútbol italiano, ya habían sido castigados por los jueces deportivos, así como las sociedades que representaban.

En el juicio deportivo celebrado dos años antes, los acusados fueron inhabilitados a ejercer cargos relacionados con el fútbol y el Juventus fue penalizado con el descenso a la Serie B, 9 puntos de penalización y la retirada de dos títulos ligueros.

El proceso se encargó de analizar las presuntas irregularidades en cerca de 15 partidos de la Serie A en la temporada 2004-2005, incluido un empate sin goles entre el Juventus y el Milan.

La investigación se basaba sobre todo en las escuchas telefónicas de conversaciones entre Moggi y otros protagonistas del "Calcio" que reconstruían una red de corrupción que incluía a árbitros y dirigentes de la liga, para favorecer los resultados de la Juventus o de equipos `amigos`.