NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

POLÍTICA

El batallón ruso que se ha rebelado contra Putin: “Nos negamos a seguir más misiones”

Tormenta-Z está compuesto por mercenarios que pelean en las posiciones “más expuestas” del frente y son menos valorados por el Ejército ruso.

Actualizado a
Servicemen line up before the opening ceremony of the memorial to Russian soldiers killed in Russia-Ukraine conflict, at a military unit in the Leningrad Region, Russia September 22, 2023. REUTERS/Anton Vaganov
ANTON VAGANOVREUTERS

Un nuevo batallón ruso ha entrado en escena. Recibe el nombre de Tormenta-Z y está formado por mercenarios, al igual que el grupo Wagner. Llevan operando en Ucrania durante gran parte de este año, especialmente en las partes “más expuestas del frente y a menudo sufren grandes pérdidas”, según recoge Reuters, que ha entrevistado a 13 soldados del batallón, entre los que se encuentran cuatro familiares de estos mercenarios.

Tormenta-Z, a diferencia de Wagner, se encuentra bajo el mando del Ministerio de Defensa de Rusia desde que comenzó la guerra en Ucrania. De acuerdo con Reuters, los soldados del escuadrón se enfrentan a una “difícil situación” porque los consideran “infantería prescindible”. “Los combatientes de asalto son sólo carne”, señala un soldado regular de la unidad del ejército núm. 40318, que estuvo desplegado cerca de la ciudad Bajmut en mayo y junio.

Ese mismo soldado aseguró que tuvo que desobedecer las órdenes de un comandante para prestar atención médica a seis o siete compañeros. El comandante había ordenado abandonar a los heridos. Según explicó al medio citado, el soldado utilizó esta anécdota para reflejar cómo los oficiales consideraban a las tropas de Tormenta-Z de menor valor que las tropas ordinarias.

Los escuadrones están formados por entre 100 y 150 soldados, aunque no muchos consiguen sobrevivir a la guerra. Por ejemplo, uno de los entrevistados por Reuters aseguró que todos menos 15 de los 120 hombres de su unidad murieron en junio en combates en Bajmut. “Los Tormenta-Z son enviados a las partes más peligrosas del frente, en defensa y ataque”, declara a ese medio Conflict Intelligence Team, una organización independiente que sigue la guerra.

Rebelión de Tormenta-Z

Si bien el Ministerio de Defensa ruso nunca ha reconocido la creación de Tormenta-Z, los primeros informes de su existencia surgieron en abril cuando el Instituto para el Estudio de la Guerra, un grupo de expertos con sede en Estados Unidos, citó lo que, según dijo, parecía ser una información rusa filtrada.

Sin embargo, algunos soldados han comenzado a rebelarse contra el Ejército debido a las condiciones en las que luchan. “En el frente, donde hemos estado, no recibimos entregas de municiones. No recibimos agua ni comida. No se llevaron a los heridos: todavía ahora los muertos se están pudriendo [...] Recibimos órdenes espantosas que ni siquiera merecen la pena cumplir. Nos negamos a seguir llevando a cabo misiones de combate”, señala uno de los combatientes.