NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ACTUALIDAD

Impuesto de Sociedades: ¿cuánto se paga en España y cuándo se abonan los pagos a cuenta?

El tipo impositivo para el tipo de gravamen general es de un 25% en nuestro país, mientras que para entidades de nueva creación es de un 15%.

Actualizado a
Varias personas son atendidas presencialmente para elaborar el borrador de la renta de 2019 en la sede de la delegación de Hacienda de Guzmán el Bueno en Madrid. EFE/Emilio Naranjo/Archivo
EFE

El Impuesto de Sociedades es un tributo que grava los beneficios obtenidos por las empresas y todo tipo de entidad con personalidad jurídica con base en territorio español, que lleva vigente desde el año 1996 en nuestro país y está regulado actualmente por la Ley 27/2014, de 27 de noviembre.

A diferencia de las personas físicas, que están sujetas a la declaración de la renta a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), las personas jurídicas y sociedades mercantiles lo están a través del Impuesto de Sociedades (IS). Para calcular este gravamen, es imprescindible conocer tanto el tipo impositivo que le corresponde a tu sociedad pagar como la base imponible, es decir, el importe neto que las empresas cobran por su trabajo sin incluir impuestos.

El tipo impositivo para el tipo de gravamen general es un 25%. Sin embargo, existen excepciones para entidades que pagan tipos más reducidos, como es el caso de las compañías de nueva creación (15%), las sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario (19%), cooperativas fiscalmente protegidas (19%), y las entidades sin fines lucrativos (10%). En el caso de los bancos y las petroleras, el tipo impositivo asciende al 30%.

Para obtener la cantidad a pagar, hay que calcular la diferencia entre los ingresos y los gastos relacionados con la actividad. A la base imponible se le aplica el tipo impositivo que corresponda en función del tipo de sociedad mercantil que se trate, y de ahí se obtiene la cuota íntegra, a la que se le aplican bonificaciones y deducciones cuyo resultado es la cuota líquida. Una vez hecho todo esto, para conocer la cantidad a pagar, se aplican tanto las retenciones como los pagos a cuenta que ha hecho la sociedad.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del 2022 reflejaron una recaudación de unos 24.477 millones de euros, es decir, casi un 12% más que en 2021, que fue de 17.629 millones de euros. Los créditos fiscales que se aplican todavía tras la crisis de 2008, el auge de las exportaciones y la rebaja del tipo del impuesto (antes al 30%), son algunos de los motivos que provocaron una menor recaudación en los últimos años.

Los pagos a cuenta, fraccionados en tres cuotas

Los pagos a cuenta son aquellos que los contribuyentes - personas físicas y jurídicas - realizan sobre un impuesto de forma anticipada, antes de realizar el abono de una deuda final. En el caso del Impuesto de Sociedades, existen tres tipos de pagos a cuenta que son los pagos fraccionados, las retenciones y los ingresos a cuenta.

Estos pagos son obligatorios en el IS y se deben llevar a cabo a lo largo del año, generalmente están fraccionados en tres cuotas. Se pueden presentar a través de los modelos 202 y 222 de la Agencia Tributaria. Su presentación ante el fisco debe realizarse en los primeros 20 días naturales de los meses de abril, octubre y diciembre, a excepción de si el resultado sale a ingresar y se opta por la domiciliación bancaria. En este caso, la fecha límite se sitúa cinco días antes.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?