Violencia deportiva

A. MATILLA

Bicho raro

Estos días, con los bochornos de Alaró y Andorra, recuperé imágenes que creía olvidadas de salvajes que, no lo olviden ni señalen al fútbol, se comportan igual en la plaza que en la grada.