Liga Europa 2015/2016

La contracrónica

Nunca camina solo

La grada sevillista, como si de la aldea de Astérix se tratara, aunque asolada por británicos en vez de romanos, resistió. El himno de El Arrebato fue su poción en los malos momentos para aguantar, levantarse y golpear. Nunca se rinden.