EPIK

Estás leyendo

Los 12 tipos de jugadores de baloncesto que hay en tu equipo de amigos

Pachangas Team

Los 12 tipos de jugadores de baloncesto que hay en tu equipo de amigos

Los 12 tipos de jugadores de baloncesto que hay en tu equipo de amigos

Raquel Cano

Está el que se apunta pero solo va a un partido, el Jason Williams... Búscate

Todos los que hemos jugado al baloncesto tenemos algo en común. Básicamente, que hemos jugado al baloncesto. Esto, que puede parecer muy obvio, es una verdad como un templo. Porque el basket es un deporte que marca de por vida. Aunque fueras el más malo entre los malos desde minibasket o te hayas apuntado al equipo de tus amigos de Liga Social, Laboral o Amateur a última hora.

En cualquier equipo sin embargo se encuentran tipos de jugadores, rivales y colegas en común. Desde el mejor equipo de todos hasta el que no gana ni un partido y le han llegado a cerrar acta. Aquí va una recopilación de los distintos perfiles de jugador de basket que puedes encontrar en tu equipo de amigos o con el grupillo con el que te sigues echando unas pachangas de vez en cuando.

1. El base Jason Williams

Es un friki de la NBA y aunque ya no la sigue tanto porque con la edad va teniendo más responsabilidades, se quedó prendado del pase con el codo de Jason Williams y de sus años en Sacramento. Por lo tanto, es posible reconocer a este compañero o rival de basket por varias cosas. La primera, lleva tatuajes aunque su cuerpo haya tendido a crecer hacia lo ancho. Y la segunda, intenta dar pases locos cuando tiene opción. De hecho, hasta saca de fondo después de canasta sin mirar. Pierde muchos balones, pero sabes que él es feliz así.

2. El que aparenta pero en realidad no da una

Es un tipo de jugador o jugadora muy voluble. Bien puede ser un armario de más de 2 metros que asusta nada más llegar al pabellón del equipo rival de turno, o un 'mazao' que salta y toca el aro con soltura en la rueda de calentamiento. Tanto si lo tienes en tu equipo, como si lo ves como rival, tienes la misma sensación al verlo: "Ojo a ese" le dices a tus compañeros u oyes decir al equipo contrario. Sin embargo, este efecto se empieza a pasar cuando lo ves haciendo la ronda de bandejas en el calentamiento, o en los 5 primeros minutos de partido y ves que no da una.

3. El que sin él sería imposible jugar

Básicamente porque se encarga de gestionar todo. Se encarga de las fichas, está pendiente por Whatsapp de que todos sus compañeros se enteren de dónde y a qué hora se juega, y lleva los balones y todo lo que hace falta. Sin él, sabes bien que no jugaríais.

4. El Estrellita (que seguramente tenía una gran carrera por delante pero se lesionó)

Es literalmente un crack. Pasa de los 20 puntos con la gorra y su nível baloncestístico es muy superior al del resto de la liga. Esto se debe básicamente a que jugó durante años en la cantera de un club importante... hasta que se lesionó. Para él fue algo fatídico, pero para ti tenerlo en el equipo es una gozada.

5. El Broncas

No falla. Suele ser un jugador malo que ya asume que su principal aportación al equipo pasa por calentar la oreja al rival y al árbitro... aunque hay veces en las que se pasa. Se le reconoce porque es de estos que cuando su rival va a lanzar a canasta o bien pisa fuerte el parquet para hacer ruido o bien se tira encima de él. Su objetivo es básicamente superar el número de técnicas que le pusieron la temporada pasada.

6. El nuevo (o el fichaje a mitad de temporada a la desesperada)

Hay varios tipos de 'nuevos', y algunos hacen más gracia que otros. Está el desconocido que llega a través de un amigo y que si bien no te hace mucha gracia que en 'el equipo de tus colegas' entre un foráneo sabes que lo necesitáis para cumplir el cupo de fichas y tener gente en el banquillo. Luego está el fichaje revulsivo a mitad de temporada. Ese que hace que sorprendentemente metáis una paliza al equipo que en la primera ronda os barrió por completo. Algo que solo pasa en las ligas amateur.

7. El que se apunta pero solo va el primer partido

Un clásico. Su ficha se queda como un recuerdo de él. A veces tontea con la idea de pasarse a entrenar o ir a un partido, pero sabes seguro que no lo va a hacer.

8. El Birras

Une al grupo y es un factor básico en la rutina de equipo, que consiste básicamente en echar unas birras después del encuentro. Él es la verdadera estrella y lo sabéis todos.

9. El Triples

Suele ser un jugador bajito, que juega de escolta porque es demasiado malo para jugar de base. Como no tiene muchos recursos, se intentó especializar en anotar de 3. Y de vez en cuando mete alguna, pero tampoco es ningún portento. Lo verás en una esquina esperando a que se la pases para chuflársela con un bajo porcentaje de acierto. Sin embargo, él fanfarronea sobre la vez en eque metió 8 triples seguidos en un entrenamiento, y lo dejas estar así porque sabes que es feliz.

10. El base que se cree pívot

O el pívot que se cree base. Ese jugador que descompensa porque quiere jugar de lo que no puede o no debe. Si es un base que se cree pívot lo verás intentando postear metiendo culo con poco éxito aunque mucha maña, porque realmente tiene unos movimientos al poste muy buenos. Si pasa al revés, verás a tu jugador más alto subir el balón... y como se quedará fuera, perderéis todos los rebotes.

11. El Friki

Tiene unas 50 camisetas de la NBA, cambia de zapatillas cada 3 meses, y te sigue recordando las And1 esas que tenían una ruedecita en el talón. Os mantiene al día sobre las últimas tendencias, y eso no está mal del todo.

12. Y el Dueñas

No es que tenga un parecido especial al mítico pívot del Barcelona. Simplemente es que es el que más pelo en la espalda y los hombros tiene del equipo.

0 Comentarios

Mostrar