As de Espadas

as de espadas

as de espadas
torero con estoque

TOROS | CASTELLÓN

Andy Cartagena, primera Puerta Grande en Castellón

Tan sólo Joao Moura hijo cortó otro trofeo al que cerró plaza en medio de un fuerte aguacero. Diego Ventura marró con los aceros sus dos actuaciones.

MUNDOTORO

Andy Cartagena abrió la primera puerta grande del serial de la Feria de la Magdalena de Castellón. En tarde desapacible por el tiempo y nublado, Cartagena abrió el esportón ya en su primero cortando una oreja. Hizo lo propio ante el cuarto de la tarde. Diego Ventura no tuvo su tarde de acierto con los aceros, lo que le privó de cortar trofeos, mientras que Joao Moura cortó una oreja del que cerró plaza. Se lidió un encierro de Los Espartales manejable en conjunto aunque dos de ellos fueron deslucidos, tercero y quinto.

Andy Cartagena cortó una oreja después de realizar una faena completa y templada desde el comienzo a un toro de Los Espartales que ha sido manejable y con el que el murciano ha encontrado acople en todo momento, rematando la faena más en los terrenos del toro. Después de medio rejón y un rejón de muerte entero, ha paseado la primera oreja. Con su segundo oponente de nuevo mostró sus armas, se adornó, llegó a los tendidos en una faena vibrante en la que se le vio acoplado y fresco ante la cara del animal en medio de un gran aguacero. Cortó otra oreja que le sirvió para poder abrir la primera puerta grande de la presente Feria de la Magdalena.

Por su parte, Diego Ventura marró con los aceros una notable labor al segundo de la tarde y después de una petición minoritaria salió a saludar a los medios. Expuso a lomos de Nazarí en dos pares de banderillas en las que se arrimó y calentó los tendidos, destacó también en dos pares con Oro y en un ramillete de cortas a lomos de Califa. El quinto fue un toro deslucido que no dio opciones al rejoneador, que puso todo de su parte para estar por encima de un animal que se refugió en tablas y no lo puso fácil.

Joao Moura hijo encontró ante el tercero de la tarde el toro más deslucido del encierro hasta el momento. Un toro que no colaboró y con el que poco pudo hacer más que estar voluntarioso y por encima del animal. Escuchó una ovación. Cortó una oreja al sexto de la tarde después de realizar una buena y completa faena en medio de un fuerte aguacero.

Estadísticas AS.com