Deporte y Vida

Estás leyendo

19 formas en que el gimnasio trabaja tu cerebro

UNIVERSO FIT

19 formas en que el gimnasio trabaja tu cerebro

19 formas en que el gimnasio trabaja tu cerebro

Previene el alzhéimer, te mantiene joven y te ayuda a gestionar la ansiedad. ¿Qué más se puede pedir?

Mucho se ha hablado ya de que el ejercicio físico es un arma fundamental para prevenir y combatir enfermedades o de cómo influye en la salud de nuestro cerebro. Desde la prevención del alzhéimer a la mejora de habilidades lingüísticas pasando por el control de la depresión, el estrés o la ansiedad.

Un estudio reciente publicado en Frontiers on Human Neuroscience, ha demostrado que entre otras muchas cosas, el ejercicio físico mejora la comunicación entre las diferentes áreas del cerebro y modifica el área prefrontal asociada a mejoras en el control ejecutivo y el rendimiento. Teniendo esta piedra filosofal al alcance de la mano, ¿quién no querría nutrirse de sus beneficios?

1. Entrena la fuerza de voluntad

No siempre es fácil cumplir los objetivos que nos planteamos todos los primeros de año, de mes o de semana. Pero el deporte puede ayudarnos a mejorar esa fuerza de voluntad y a vencer la pereza. Antonio Hernández Mendo, catedrático en la Universidad de Málaga con el perfil de psicología del ocio, de la actividad física y del deporte, explica que se ha podido demostrar que los deportistas de alto rendimiento destacan en las fortalezas que tienen que ver con el logro de objetivos, la energía vital y la consecución de proyectos. “La fuerza de voluntad es una capacidad que se mejora, al igual que otras capacidades, con el entrenamiento”.

2. Hace que olvides los problemas

Después de un día duro, tenemos ganas de eliminar preocupaciones en el gimnasio. Esto está directamente relacionado con el término ‘flow’ o ‘estado de flujo’ un concepto, acuñado por Mihaly Csikszentmihalyi, profesor de psicología en la Claremont Graduate University de California. Este estado aparece cuando existe un equilibrio entre habilidades y desafíos, propicia una distorsión en la percepción del tiempo y hace que se olviden los problemas. Hernández Mendo señala que hay una influencia directa entre esto y las habilidades psicológicas implicadas en la ejecución deportiva.

3. Es la mejor medicina contra la depresión

Tanto los expertos como los estudios son unánimes: la práctica regular de actividad física es uno de los métodos más efectivos para combatir enfermedades como la depresión. “Sobre todo en los pacientes con niveles leves y moderados de depresión, la práctica de ejercicio físico tiene efectos antidepresivos”, señala el Dr. Baeza Villarroel, psicólogo clínico y coordinador del equipo de la Clínica de la Ansiedad.

4. Le hace más feliz

“El hacer deporte facilita que muchos de los neurotransmisores que tenemos, cambien su concentración en diferentes partes del cerebro”, explica el Dr. Pablo Irimia, vocal de la Sociedad Española de Neurología. Un estudio publicado en el Sport Medicine, demuestra que uno de los neurotransmisores que aumentan con la práctica de ejercicio es las betaendorfina, que está directamente relacionada con la moderación o inhibición de la sensación de dolor y con el aumento de la sensación de placer y bienestar.

5. Canaliza el estrés y la ira

Las emociones como la ira o el estrés, están reguladas por el sistema límbico (encargado de liberar endorfinas) por lo que “practicar deporte de forma regular interfiere en el control de emociones negativas, malestar emocional y ayuda a enfocar y canalizar situaciones límite”, afirma María Díaz Aguado, psicóloga de blua de Sanitas. Además, al hacer ejercicio “se produce un incremento de los niveles de noradrenalina, implicada en la respuesta del organismo al estrés” como aclara el Dr. Baeza Villarroel.

6. Te despierta por las mañanas

Una buena forma de despertar el cerebro por la mañana, es empezar el día con ejercicio. “La actividad física tiene un efecto estimulante en general. Al liberarse adrenalina, dopamina y otros neurotransmisores, se genera un efecto excitante” explica el Dr. Irimia. Aunque el efecto no sea exactamente el mismo, merece la pena probar a cambiar el café por una buena sesión de cardio.

7. Mejora la autoestima

Los cambios físicos que se producen en el cuerpo al practicar deporte, “pueden mejorar nuestra imagen corporal y pueden hacer que nos sintamos mejor con nuestro físico. Por otro lado, también puede aumentar el sentimiento de mayor dominio en habilidades y capacidad física”, explica el Dr. Baeza.

8. Ayuda a crear rutinas

Si lo que buscamos es controlar mejor nuestro tiempo y nuestra vida, el deporte podría ser una solución. María Díaz, psicóloga de blua Sanitas, afirma que “crear hábitos saludables como caminar, hacer una actividad colectiva o seguir una buena alimentación, ayuda a ser más rigorosos, gestionar mejor el tiempo y en definitiva tener la sensación y percepción de mantener el orden en nuestras vidas.”

9. Mantiene tu cerebro sano

El deporte no solo es necesario para mantener una óptima salud en general, también ayuda a mantener una buena salud cardiovascular, lo que a su vez es muy importante para mantener el cerebro sano. “El mayor problema que tenemos en el cerebro en cuanto a enfermedades neurológicas es el ictus, tanto infarto cerebral como hemorragia cerebral, y estas dos patologías están directamente relacionadas con los factores de riesgo vascular”, explica el Dr. Irimia, de la Sociedad Española de Neurología. Mantener a raya los factores de riesgo realizando actividades físicas, es clave para prevenir diversas patologías muy graves.

10. Mantiene la ansiedad a raya

Uno de las lacras más extendidas en la sociedad, podría mantenerse a raya si dedicáramos unos minutos al día a realizar algún tipo de actividad física. Así lo afirma el Dr. Baeza Villarroel, de la Clínica de la Ansiedad. “La investigación sobre la relación entre el ejercicio físico y la ansiedad concluye que la práctica de este puede reducir el nivel de ansiedad estado (experimentada por una situación concreta y limitada) y de la ansiedad rasgo (la ansiedad general vinculada a factores biológicos)”. Además añade que “el ejercicio físico no solo sirve para prevenir y reducir las manifestaciones fisiológicas relacionadas con la ansiedad, también para perder el miedo a dichas sensaciones”.

11. Ayuda a crear nuevas neuronas

El Dr. Irimia, vocal de la Sociedad Española de Neurología señala que “la actividad física, puede facilitar la aparición de nuevas conexiones neuronales, y cuantas más conexiones tengamos entre nuestras neuronas, más sano estará nuestro cerebro y menos probabilidad habrá de desarrollar problemas cognitivos en el futuro”. También hay estudios que demuestran que la práctica voluntaria de ejercicio incrementa la regeneración de axones en el cerebro.

12. Aumenta la creatividad

Si ya ha pasado un tiempo desde la última vez que te visitaron las musas, puede que necesites empezar de nuevo a mover el cuerpo. Ya lo decía Nietzsche, “los grandes pensamientos aparecen mientras caminas”, y lo confirma un estudio del Journal of Experimental Psicology. A través de cuatro experimentos, demuestran que caminar de forma regular tiene un efecto inmediato en el pensamiento creativo.

13. Ayuda a mejorar la memoria

“Como mecanismo de prevención de la demencia, el hacer actividad física es una herramienta eficaz”, explica el Dr. Irimia. Aunque también advierte que, una vez se desarrolla la demencia, no hay tratamiento por el momento. Por lo que hay que poner especial énfasis en la prevención.

14. Tiene efecto relajante

“Practicando deporte de manera regular tres veces a la semana, se liberan neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, responsables de la sensación de euforia” señala Antonio Hernández Mendo, catedrático de la Universidad de Málaga. Además, añade que esta situación provocará un efecto relajante rápido y tendrá beneficios psicológicos en el estado de ánimo.

15. Hace que vivas más en el presente

Una de las grandes batallas a las que nos enfrentamos a diario es la de parar un poco el ritmo y disfrutar más del presente. La psicóloga María Aguado asegura que “las rutinas y hábitos deportivos nos hacen vivir en el presente y por lo tanto generar objetivos realistas y alcanzables”. Algo que a su vez mejorará el bienestar emocional.

16. Te hace más productivo

Si te cuesta concentrarte y notas que eres poco productivo, tu problema puede ser la falta de ejercicio. Un estudio publicado en el Journal of Science and Medicine in Sport, demostró que la práctica de alguna actividad física durante el horario escolar mejoraba la atención y la productividad de un grupo de alumnos daneses.

17. Ayuda a enfocarse y ser más disciplinado

“El deporte ayuda a ser más disciplinado a través del entrenamiento de la perseverancia y del entrenamiento a la frustración”, explica Hernández Mendo. Por lo tanto, es directamente proporcional la disciplina que se adquiere con la práctica deportiva. Cuanto más sigamos las rutinas, más disciplinados seremos, y cuanto más disciplina adquiramos, mejor seguiremos las rutinas.

18. Mejora la sensación de autoeficacia

La actividad física regular ayuda a conseguir una realización personal más plena. El Dr. Baeza lo atribuye a que practicar deporte mejora la sensación de fortaleza, de seguridad y de control sobre uno mismo y sobre el medio. “En este sentido, el ejercicio físico ayuda a mejorar nuestra sensación de autoeficacia”, concluye.

19. Te mantiene joven

Y si después de todas estas razones, aún no estás del todo convencido, ten en cuenta que practicar deporte no solo mantiene joven tu cuerpo, también tu mente. Un estudio del Journal of Aging Research, señala que la actividad física puede aliviar los síntomas del paso del tiempo tanto física como mentalmente. La investigación señala que el ejercicio físico es una potente arma no farmacológica para “prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad y las enfermedades neurodegenerativas”.

 

 

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar