Deporte y Vida

Estás leyendo

No te saltes los entrantes en Nochebuena si quieres adelgazar

BOCADOS

No te saltes los entrantes en Nochebuena si quieres adelgazar

Barriga de Papa Noel por la comilona de Navidad

Es la recomendación de los nutricionistas para los que se cuidan todo el año y quieren disfrutar en las comidas y cenas de estas fechas. Tiene truco

En esta ocasión lo de "un día es un día" no nos sirve. O por lo menos no para todo el mundo. Si bien es cierto que hay personas que tienen una capacidad de regulación muy buena, no es lo normal en la media de los mortales, que tendemos a atiborrarnos en Navidad, con la consiguiente huella que deja eso en nuestra báscula. Para no tener que borrar esa huella a posteriori, lo mejor sería poder controlarse a tiempo. La pregunta que querríamos contestar es clara: "¿puedo pasarme en Navidad o, si soy de los que se cuidan a diario, debo tomármelo como un día cualquiera?".

Para la doctora Viviana Loria, nutricionista del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados de Alimentación (IMDEA), depende: "Solo puedes contestarla tú, conociendo cómo reacciona tu metabolismo normalmente. Es necesario que durante todo el año veamos como nuestro cuerpo gana o pierde peso para saber cuánto puedes permitirte en fechas como esta".

"Es necesario que durante todo el año veamos como nuestro cuerpo gana o pierde peso para saber cuánto puedes permitirte en fechas como esta"

Viviana Loria, nutricionista

Cuánto más estricta sea tu dieta el resto del año, más se notarán en tu cuerpo nos excesos navideños. Según la doctora Loria, "la gente que se cuida estrictamente tiene un metabolismo basal reducido, su cuerpo gasta menos energía porque le aportan poca energía y tenderán a aumentar de peso".

De dos a cinco kilos más, de media

"Podemos calcular para engordar un kilogramo de grasa hay que consumir a unas 7.000 kcal de más, pero se trata de un cálculo estimado que varía según la persona", dice Marcela González Gross, vicepresidenta de la Sociedad Española de Nutrición (SEÑ) y catedrática de Nutrición Deportiva y Fisiología del Ejercicio de la Universidad Politécnica de Madrid. Con este panorama, al plantarte delante de un festín navideño te preguntarás si debes reservarte para el plato principal y pasar de los entrantes. Harás mal: mejor echa mano del plato de gambas y del jamón, y deja a un lado el cordero asado: "Un secreto rápido y sencillo: cuanto más elaborado es el plato, más aporte calórico va a tener. Si tenemos que elegir, el jamón o las gambas pueden ser alimentos que tienen su grasa y su aporte calórico pero no están elaborados, no tienen salsa, ni aceite. Si preferimos no privarnos de probar algún plato, podemos comer de todo en cantidades pequeñas", comenta la doctora Loria.

"A los 20 minutos de empezar a comer tenemos sensación de saciedad. Es muy importante estar atento al momento en el que estamos llenos para parar de comer"

Marcela González Gross, vicepresidenta de la Sociedad Española de Nutrición

El tiempo también puede ser tu aliado a la hora de calcular cuándo nos estamos pasando de la raya. La doctora González Gross nos da otro truco: "A los 20 minutos de empezar a comer comenzamos a tener sensación de saciedad. Es muy importante comer despacio y estar atento al momento en el que nos sentimos llenos para parar de comer".

Cuidado con lo que bebes

En cuanto a la bebida, evitar el alcohol puede ser la clave para no cruzar la línea del exceso. "Cuantos más grados de alcohol, más calorías. Una bebida alcohólica puede marcar la diferencia en una comida", afirma Viviana Loria. Será mejor que aparques la excusa de que el gintonic es digestivo. "Yo recomiendo no tomar más de una copa si no queremos que tenga el efecto contrario, o incluso sustituir el combinado por el vino que es menos calórico", añade Loria.

Está científicamente demostrado que comer en familia adelgaza, ya que entre los miembros de una familia hay conexiones emocionales y los alimentos preparados suelen ser más saludables. Así lo dice un estudio de la Universidad de Minnesota publicado en Journal of Pediatrics. Pero no nos confiemos, una familia muy numerosa puede suponer un obstáculo en nuestra lucha contra las tentaciones, porque según Viviana Loria, a mayor número de comensales, mayor es la ingesta de comida y mayor deberá ser tu control si no quieres que te pesen demasiado estas fiestas: "Si están dos personas, cada uno comerá un menú. Si hay muchas personas habrá más variedad, más cantidad, y al final lo que hay en la mesa es lo que comemos".

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar