Deporte y vida

BOCADOS

¿Tienes tos? No comas croquetas

Irritante, seca, con moco o sin él. Aunque pueden llegar a ser tan distintas y personales como la risa o los estornudos, todas sirven para lo mismo: proteger al organismo de la presencia de cuerpos extraños o liberar las vías respiratorias de la acumulación de mocos. Nos referimos a las toses, mecanismos de defensa que parecen activarse con la bajada de temperaturas y pueden hacer que pasemos la noche en vela. Si estás en esa situación, deberías revisar lo que comes: ciertos alimentos podrían estar agravando los síntomas.

Actualizado:

1. El vino no ayuda

Si las próximas navidades las pasas entre estornudos y ataques de tos, recuerda que, según el doctor Gonzalo Martín Peña, jefe de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Ruber Internacional, "aunque una cantidad moderada de alcohol no tiene por qué tener ningún efecto sobre la tos, cuando se ingiere en dosis más altas, puede facilitar la retención de secreciones respiratorias". Por su parte, el dietista-nutricionista, Pablo Barcina, señala que "a pesar de que un poco de alcohol puede tener un efecto calmante y de adormecimiento de la zona afectada, siempre será mejor sustituirlo por un medicamento que haya sido recetado por el médico".

Actualizado:

2. Sáltate el café

"Si nuestras vías respiratorias están afectadas es más probable que la tos se manifieste. De modo que es aconsejable evitar bebidas como el té o el café, ya que son sustancias irritantes que pueden generar más tos", asegura Patricia Escribano, nutricionista de Blua de Sanitas. Sugerencia que comparte Barcina, quien sostiene que "los estimulantes, en general, pueden empeorar los procesos de tos, incrementando su virulencia y la frecuencia de los espasmos".

Actualizado:

3. Helados, no gracias

Por muy tentador que sea acabar una comida con un refrescante helado de lima limón, si estos días te han pillado en pleno proceso de tos, será mejor que lo descartes a favor del siempre delicioso flan de huevo. Y es que "el consumo de alimentos helados puede incrementar la sensibilidad y las molestias en la garganta", advierte el dietista-nutricionista. También Escribano defiende la conveniencia de evitar las comidas frías y recomienda elegir alimentos a temperatura tibia.

Actualizado:

4. Descarta los bollos y el pan

Apartar los alimentos utraprocesados de nuestra dieta es otra medida que aconseja cuando pasamos por un proceso de tos. Según Barcina, "existen numerosas hipótesis y teorías que apuntan a que este tipo de productos podrían estar relacionados con procesos inflamatorios". Ejemplo de ello es el estudio publicado en el ‘American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine’ en 2006, que concluye que una dieta rica en carnes, sodio y carbohidratos refinados puede aumentar el riesgo de desarrollar tos con flema.

Actualizado:

5. Aléjate de los calamares fritos y las croquetas

Y de las patatas, pollo o huevos fritos. Aunque cueste creer que haya alguna relación entre una ración de croquetas y el irritante carraspeo que te acompaña desde hace semanas, lo cierto es que la hay. Y es que los alimentos fritos en aceite caliente generan un compuesto llamado acroleína, el cual, según el New Jersey Department of Health and Senior Services puede irritar la garganta y causar tos.

Actualizado:

6. La leche, los mocos y un mito menos

Afirmaciones como que la leche aumenta la producción de mucosa en la garganta nos han acompañado desde hace décadas. Sin embargo, parece que cada vez hay más estudios como el publicado por un equipo de investigadores de la Universidad de Adelaida (Australia) que lo desmienten. El trabajo concluye que no es posible establecer una asociación entre la ingesta de leche y la producción de moco.

Actualizado:

7 / 7