Deporte y Vida

Estás leyendo

Lo sentimos: trabajar de pie no adelgaza

EN EQUILIBRIO

Lo sentimos: trabajar de pie no adelgaza

Hasta ahora pensábamos que el mero hecho de estar de pie ayudaría a mantenernos en nuestro peso saludable. Un estudio revela que la diferencia no es significativa

Si trabajas de pie (atendiendo un mostrador, en una tienda, en un restaurante…) y crees que eso va a ayudarte a quemar calorías, olvídalo. Según un estudio de la Universidad de Pittsburgh (EE UU), la diferencia entre estar sentado o de pie es de apenas 8-10 calorías por hora, cantidad insuficiente para afectar al peso, según el autor del estudio, Seth Creasy. “La mayoría de la gente piensa que estar de pie ayuda a quemar calorías, ya que activa los grupos principales de músculos en las piernas”, dice Creasy. “Sin embargo, la investigación sugiere que no es un estímulo suficiente para un gasto de energía. [Para ello] la gente tiene que moverse más". Los investigadores también midieron la cantidad de calorías quemadas al caminar durante 15 minutos, y el resultado fue de 56 calorías, un aumento significativo.

Trabajar de pie durante tres horas quema, aproximadamente, las calorías de una zanahoria (100 gramos aportan 41 calorías). “Estar de pie no requiere un gran gasto calórico en sí mismo. Trabajar de pie puede ser una buena alternativa de cara a problemas de espalda, pero es fundamental combinarlo con entrenamiento de fuerza y resistencia para tener una postura correcta”, dice Ángel Merchán, entrenador personal y director de Homewellness (Madrid).

Pero tiene muchas cosas buenas

Si bien el estudio sugiere que trabajar de pie no ayuda a perder peso, puede tener otros beneficios, como una buena metabolización de azúcar en la sangre. También mejora la productividad, hasta un 46%, según un estudio de la Universidad A&M de Texas (EEUU): por el hecho de estar de pie nuestro cerebro se cree en una sensación de urgencia, consiguiendo que la mente se centre en la tarea a realizar con un esfuerzo menor debido a una mayor concentración.

Otros beneficios potenciales para la salud de trabajar de pie se basan en el hallazgo de que muchas horas sentado se vinculan con un mayor riesgo de obesidad, diabetes, enfermedad cardiovascular, cáncer… Según Stuart McGill, experto canadiense en columna vertebral, la compresión de los discos intervertebrales aumenta considerablemente estando sentado con respecto a estar de pie, lo cual contribuye al deterioro progresivo de los mismos, llegando a producir hernias discales. Como indica Javier Leandro, entrenador y director técnico de BodyON (Madrid), “los extremos nunca son buenos. Trabajar siempre sentado nos lleva a adoptar una postura incorrecta, la silla a veces no es adecuada a nuestra fisionomía… Si nos ponemos en la situación contraria, estar muchas horas de pie hace que sobrecarguemos siempre las misma zonas. Lo ideal y más favorecedor para una buena salud sería trabajar alternando sentado y de pie”.

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar