Deporte y Vida

Estás leyendo

¿Por qué fantaseamos con los tríos?

CUERPO A CUERPO

¿Por qué fantaseamos con los tríos?

¿Por qué fantaseamos con los tríos?

Getty Images

El mítico ménage à trois es, para muchos hombres, el no va más de la experiencia sexual. ¿A qué se debe? Y ¿qué opinan ellas al respecto?

Imagina la escena: estás en un parque público, es la hora de comer y haces tiempo antes de volver a la oficina. Dos mujeres atractivas están sentadas en el banco de enfrente. Cruzáis miradas y sin mediar palabra en menos de 15 minutos estáis los tres en el probador de una tienda de ropa montándooslo en plan salvaje. Luego parpadeas y vuelves al mundo real, en el que esas cosas no pasan. Pero anda que no te gustaría. ¿Has fantaseado alguna vez con algo parecido? Si es así, formas parte de ese tercio de hombres que, según una encuesta de la cadena norteamericana ABC, se han visualizado haciendo un trío con dos mujeres.

Ahora bien, cuando pasamos de la ficción a la realidad los datos ya no son los mismos. De hecho, se desinflan ostensiblemente. Es lo que se desprende del último informe elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre los hábitos de sexualidad de los españoles, en el que se recoge que un 7,6% de los hombres aseguraba haber formado parte de un ménage à trois, frente al reducido 2,4% de la féminas.

Ego multiplicado por dos

¿Qué mueve a los hombres a pensar que, en la cama, tres no son multitud? “Gran parte de ellos necesitan demostrar su potencia viril y comprobar si atraen a las mujeres. Por eso, cuando tienen varias parejas se sienten mejor, más atractivos y aceptados. Y si es de forma simultánea, es decir, teniendo sexo en grupo, mucho mejor”, opina la psicóloga clínica Carmen Torrado, del gabinete CTC Psicología (Barcelona). O lo que es lo mismo: en las competitivas mentes masculinas, hacer el amor con dos mujeres a la vez equivale a sentirse el doble de machote.

“Gran parte de los hombres necesitan demostrar su potencia viril y comprobar si atraen a las mujeres. Por eso, cuando tienen varias parejas se sienten mejor, más atractivos y aceptados"

Carmen Torrado, psicóloga clínica

Subir el listón también tiene un punto de desafío: hace que la exigencia de respuesta sexual aumente, y en consecuencia, el miedo a fallar. Así lo cree Carme Sánchez, psicóloga clínica y codirectora del Institut de Sexología de Barcelona: “Si al chico le asusta la idea de no estar a la altura de las circunstancias, quizá decida no seguir adelante”. En el ámbito de las fantasías no hay temores que valgan; en ellas, el protagonista puede ser un superman.

Bendita imaginación

¿Pueden afectar estos pensamientos calenturientos a nuestra vida en pareja? “Las fantasías sexuales son siempre positivas, ya que favorecen la excitación”, asegura Torrado. La sexóloga Carme Sánchez añade que la recreación de estas historias triple equis no sólo “alegran” la vida en el dormitorio, sino que mejoran la salud sexual de la pareja: “Igual que nuestro cerebro necesita glucosa para funcionar, nuestra sexualidad echa mano de la fantasías para expresar, provocar o iniciar la excitación sexual”.

“Igual que nuestro cerebro necesita glucosa para funcionar, nuestra sexualidad echa mano de la fantasías para expresar, provocar o iniciar la excitación sexual”

Carme Sánchez, sexóloga

Contrariamente a lo que cabría pensar, no es que los hombres tengan más imaginación que las mujeres en este terreno. Pero sí que es más… barroca. “Tanto hombres como mujeres tienen imaginación sexual, pero puede que ellos lleven sus sueños un poco más lejos”, asegura la psicóloga Carmen Torrado. Un ejemplo de ello es, precisamente, este tipo de fantasías dos en uno, que consisten, según Carme Sánchez, en “usar el ingenio para disfrutar con situaciones en las que, por un lado, dos mujeres satisfacen las necesidades sexuales del hombre, y por otro, ellas se dan placer mutuamente”.

Las fantasías de ellas

¿Y a ellas? ¿Les van los tríos? En las encuestas, las mujeres manifiestan en menor medida su aprecio por este tipo de actividades. Para Carme Sánchez, es porque se lo callan: “Mi hipótesis es que ellas son más políticamente correctas y no suelen hablar de estos temas en público, bien por pudor, bien por miedo a que se las tilde de busconas o hipersexuales”. “Son muchos siglos en los que el hombre ha acaparado el protagonismo en el ámbito sexual, relegando a la mujer a un segundo plano, casi un objeto pasivo en muchos casos”, sostiene Carmen Torrado. No obstante, añade otro factor: “La exclusividad es un aspecto fundamental en la vida sexual femenina”. Quizá por eso, para unos y otras, lo que ocurre en las fantasías, se queda en las fantasías.

Si meto a mi pareja, ¿son cuernos?

Las participantes imaginarias en estas ensoñaciones heterosexuales pueden ser desde perfectas desconocidas a amigas, amigas de la pareja, compañeras de trabajo, vecinas, mamás del cole… Una variante consiste en incluir en la acción a la propia pareja. De hecho, algunos van más allá y deciden proponérselo a ella para llevarlo a la práctica. ¿Se te ha pasado por la cabeza? Cuidado: las expertas advierten de que no siempre es una buena idea. “Aunque a priori no tiene por qué haber riesgos para la continuidad de la relación, los comportamientos humanos son impredecibles y pueden surgir enamoramientos o celos inesperados”, apunta Carme Sánchez, quien ilustra la afirmación con un episodio vivido en su consulta: “Recuerdo un caso en el que una pareja hizo un trío con otra chica. Después de repetir estos encuentros durante varias semanas, la pareja se separó, ellas siguieron con la relación afectivo-sexual y él acudió a verme”.

Dejando a un lado estos giros inesperados de la vida, parece difícil que una pareja mantenga a salvo su relación intacta después de haber participado en un trío. “La mayoría de las mujeres que pasan por esta experiencia se sienten muy mal, su autoestima se ve afectada porque suele ir en contra de sus principios éticos. En muchos casos aumenta la desconfianza, las inseguridades y los celos. Es como si se rompiera algo que aunque tratemos de arreglarlo nunca quedará como antes”, arguye Carmen Torrado.

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar