Buena Vida

Estás leyendo

6 consejos nutricionales de tu cuñado que son una auténtica barbaridad

DESMONTANDO MITOS

6 consejos nutricionales de tu cuñado que son una auténtica barbaridad

Cuñado tapándose los oídos porque su cuñado está hablándole de adelgazar

En las cenas de Navidad, y descartados la política y el fútbol (para evitar discusiones), algunos se las darán de expertos en alimentación. Esto es lo que debes responderles

Estas semanas repletas de comidas y cenas ostentosas en las que se reunen en torno a la mesa familia directa y política, hay un buen lote de temas de conversación que conviene no sacar para evitar que no se nos indigeste el langostino. Partidos políticos y fútbol suelen ser los asuntos más delicados, y por eso algunos se lanzan sin miramientos a lucirse exponiendo lo mucho que saben de nutrición. Si tu cuñado es uno de ellos, y suelta alguna de estas barbaridades, esto es lo que tienes que responderle para darle un zasca.

1. "Hay que beber dos litros de agua al día"

El agua no es la única fuente de hidratación del organismo, pues se encuentra presente en frutas, verduras, zumos, cervezas, incluso en el té y el café. Por lo que la afirmación de que hay que beber dos litros de agua al día no es cierta; esa cantidad puede llegar desde otras muchas fuentes más allá del vaso. Una investigación realizada por Heinz Valtin del Departamento de Fisiología de la Escuela Medicina de Darmouth que llegó a la conclusión de que beber más agua de la necesaria, ni rejuvenece la piel ni supone, en ningún sentido, beneficio alguno para la salud.

2. "La miga del pan engorda más que la corteza"

¿Cuál es la diferencia entre la miga y la corteza? Ninguna, es decir, en términos de grasa, la miga de pan no engorda más. Esto es lo que advierte la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) en un informe publicado en el 2008 sobre mitos en alimentación. La composición del pan es la misma por dentro que por fuera, por lo que si se quieren ingerir menos calorías se debe comer menos cantidad de todo el pan en vez de quitar una parte. Lo que aumenta las calorías del pan suele ser lo que lo acompaña: mermeladas, mantequillas, salsas, embutidos…

3. "La comida ecológica es más sana"

“La calidad nutricional es similar tanto en convencional como en ecológico", declaró el bioquímico José Miguel Mulet a BUENAVIDA. Es más, debido a un control de plagas menos eficiente, "sus productos presentan un mayor deterioro y no se conserven tan bien como los convencionales, ocasionando podredumbres fúngicas. Algunos de esos hongos producen micotoxinas, hoy uno de los problemas toxicológicos alimentarios más preocupantes”, concluye Emilio Montesinos, microbiólogo y catedrático de Patología Vegetal y director del Instituto de Tecnología Agroalimentaria-CIDSAV de la Universidad de Girona.

4. "Toma la fruta antes de comer, que engorda menos"

La fruta es una importante fuente de vitaminas y minerales y, el orden de ingesta no hará que, de repente, tengan más o menos calorías. Por lo que la afirmación de que la fruta después de la comida engorda es falsa. De hecho, según el decálogo de la Sociedad Española para el estudio de la Obesidad (SEEDO), recomienda no dejar de tomar fruta en estas fechas. Se pueden tomar presentadas en bandejas con frutas tropicales o entrantes como ensaladas o brochetas de fruta. Lo que sí es cierto y que los expertos recomiendan es, tomarlas al final de cada comida por su alto contenido en fibra, lo que provoca una mayor sensación de saciedad de cara a la siguiente comida.

5. "No se puede tomar pasta por la noche"

Ni nada que contenga muchos hidratos de carbono, añade el listillo. Y puede incluso que decrete que hay que comer seis veces al día. Sin embargo, “no está demostrado que cenar hidratos facilite el aumento de peso. Tampoco hay ninguna investigación concluyente que señale una relación entre el número de ingestas diarias y la obesidad. ¿Quitarse el pan? No veo por qué. Lo interesante es que sea integral”, contó Juan Revenga, dietista-nutricionista, a BUENAVIDA.

6. "Los diabéticos no pueden tomar hidratos de carbono"

Es necesario un equilibrio en la ingesta de carbohidratos, insulina y actividad física para lograr un control adecuado de los niveles glucemia. Desde siempre, se ha extendido el mito de que las personas diabéticas no pueden tomar hidratos de carbono. Desde el portal diabetes.org se alerta de que los alimentos ricos en carbohidratos elevan la glucosa en sangre. Pero eso no quiere decir que haya que prescindir totalmente de ellos. "La meta no es limitar los carbohidratos en la dieta completamente, sino asegurarse de no comer demasiados", dicen desde la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU. El incremento de la ingesta de fibra en la dieta es una recomendación general para la población, incluyendo a las personas con diabetes.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar