Estás leyendo

8 retos físicos para treintañeros que te dirán si estás viejuno

EN EQUILIBRIO

8 retos físicos para treintañeros que te dirán si estás viejuno

Cuando cumples 30 años debes cuidar tu cuerpo. Hemos elaborado 8 retos físicos para estar en forma después de la treintena

Estos desafíos, aptos para cualquiera que haya cumplido los treinta y tantos, te dirán si tu edad biológica se corresponde con la del DNI

Te has dado una carrerita para intentar coger el autobús y te ha dejado sin resuello: ¿es normal? Subes por las escaleras las bolsas de la compra y necesitas parar en cada rellano: ¿primeros achaques? No siempre es fácil determinar si uno está en una forma física acorde con su edad o, por el contrario, es un debilucho. El británico Álex Backhouse, entrenador tanto de atletas de UFC (Ultimate Fighting Championship) como de músicos y abogados, ha establecido un peculiar baremo para medir la condición física: una serie de pruebas basadas en situaciones cotidianas que, según él, todos a los treinta y tantos deberíamos ser capaces de superar con éxito.

1. Sube 70 escalones lo más rápido posible

Un reto a tu resistencia cardiovascular y la fuerza de tus piernas. Si llegas arriba sin detenerte (y con aliento), felicitaciones. Daniel Moreno, codirector del Área de Desarrollo de Entrenamiento Personal de Beper Sports Club (Madrid), lo explica: “Cinco o seis pisos, con capacidad de hablar sin perder el ritmo de la respiración, es sinónimo de buena condición física”.

2. Realiza 30 flexiones en menos de un minuto

Ángel Merchán, director de la empresa de entrenamiento personal Homewellness, lo expresa de este modo: “Realizar más de 54 push ups para una persona de entre 30 y 40 años sería un nivel de fuerza-resistencia muy bueno; menos de 30 sería un resultado pobre”. Y menos de 10 flexiones… mejor no se lo digas a nadie. Por cierto, si consigues una cifra demasiado alta, comprueba que las estás haciendo correctamente.

3. Salta una valla

Si conseguimos pasar de un espacio a otro sin atravesar una puerta, simplemente saltando una valla, significará que vamos sobrados de coordinación y agilidad. También es un buen indicador de la flexibilidad, según Miad Najafi, osteópata. Para José Antonio Fernández, entrenador y director técnico de Clínicas BodyOn (centros en diferentes ciudades de España), evidencia sobre todo una correcta potencia de piernas.

4. Sentado en el suelo con las piernas cruzadas, levántate sin apoyar las manos

“Nos indica un buen estado de forma de la musculatura del tren inferior y flexibilidad del tronco para desplazar el centro de gravedad hacia delante y facilitar la subida”, comenta Jorge Fernández, también de Beper Sports Club. Como prueba vale, pero no lo cojas por costumbre: “Puede generar mucho estrés en la articulación y si se repite mucho acabará generando lesiones”, advierte Ángel Merchán.

5. Levántate a pulso apoyándote en los brazos de la silla

Si te mantienes así más de cinco segundos, puedes estar orgulloso. ”Es un ejercicio de nivel alto que requiere fuerza en el tren superior, principalmente en la musculatura del tríceps, pectoral, hombro y estabilizadores de tronco. Un adulto que realice entre 10 y 15 dips seguidos (como se conoce este ejercicio en el fitness) con una técnica correcta podría considerarse en forma”, nos asegura Daniel Moreno.

6. Carga a un amigo a la espalda (como los bomberos)

Si puedes caminar cómodamente con él 20 metros, estás en forma. Si tienes que pararte a cada instante en el banco más cercano, hacer una pausa y recolocarlo…, estás hecho un viejuno. “Un treintañero saludable y más o menos en forma debería poder levantar unos 75 kilos y caminar con ese peso”, nos dice Fernández, el experto de Bodyon. La próxima vez que salgáis de marcha y un colega termine perjudicado, haz la prueba.

7. Lleva las bolsas de la compra a casa

Esta prueba puede que la hayas realizado ya más de una vez…, y quizá por ello prefieres hacer dos o tres viajes a cargar con todas las bolsas del tirón. En tal caso, has de saber que la fuerza de tus brazos deja bastante que desear. Aunque, claro, todo depende de qué hayas metido en las bolsas. Para conseguirlo, debes trabajar fuerza-resistencia, así como ejercicios de hipertrofia para el desarrollo muscular”, nos recomienda José Antonio Fernández.

8. Repta bajo la cama

Sí, ya sabemos que así dicho no parece algo muy habitual, pero ¿cuántas veces has empujado una zapatilla sin querer y cuando has ido a cogerla estaba más allá de dónde tu mano alcanza? “A no ser que la persona tenga algún tipo de lumbalgia, escoliosis cervical, o dolencias a la orden del día debido al trabajo, una persona sana debería poder realizarlo sin problemas”, concluye Fernández.

¿Cuántos retos eres capaz de llevar a cabo? Si hay alguno que se te resiste no te agobies, pero si la mayoría se te atraganta a lo mejor deberías pensar en ponerle remedio y levantar el trasero del sofá.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar