Estás leyendo

Esto es lo que puede pasarte si te machacas demasiado en el gimnasio (y no es agradable)

UNIVERSO FIT

Esto es lo que puede pasarte si te machacas demasiado en el gimnasio (y no es agradable)

Esto es lo que puede pasarte si te machacas demasiado en el gimnasio (y no es agradable)

Getty Images

No por echar más horas entrenando vamos a sentirnos mejor. Más bien al contrario: pasarnos con el ejercicio tiene consecuencias negativas en cuerpo y mente

Si entrenas habitualmente, aumentando la frecuencia y la dificultad para notar un progreso, o simplemente por superar tu propia marca, debes estar alerta. En caso de que llegues demasiado lejos y no des tiempo a tu cuerpo para que se recupere de la última sesión de ejercicio, hay posibilidades de que caigas en el síndrome del sobreentrenamiento que se reflejará dentro y fuera del gimnasio. ¿Sabrías cómo detectarlo?

Durante el entrenamiento

Si nos pasamos con el ejercicio puede darse un estancamiento o falta de progresión, que afectaría al rendimiento deportivo y produciría una disminución de la potencia muscular y la resistencia física. Según explica el doctor Juan Bosco Calvo, especialista en Medicina Deportiva de la Universidad de Alcalá (Madrid), “el organismo se encuentra por encima de su capacidad de recuperación: todos los sistemas están en alerta roja y deja de ser importante entrenar para tratar de reponer los desgastes que se han sufrido”. Las señales que nuestro cuerpo nos envía durante la sesión de entrenamiento son inequívocas, como explica el doctor Ignacio Sitges Serra, director del Servicio de Medicina Deportiva de Imesport (Barcelona): “Fatiga, malas sensaciones durante y después del entreno, falta de motivación a la hora de hacer ejercicio y empeoramiento de las marcas personales”.

“El sobreentrenamiento se traduce en fatiga, malas sensaciones durante y después del entreno, falta de motivación a la hora de hacer ejercicio y empeoramiento de las marcas personales”

Ignacio Sitges Serra, especialista en medicina deportiva

Una persona sobreentrenada está más expuesta a sufrir lesiones: “El sistema nervioso está más torpe para prevenirlas y a todo el sistema defensivo y reparador le cuesta más actuar rápida y eficazmente: se cometen más fallos y tarda más la cicatrización y la recuperación muscular”, apunta el doctor Calvo.

En el día a día

Las consecuencias son perceptibles en nuestra vida cotidiana y pueden prolongarse durante meses. “Podemos sufrir insomnio, pérdida de apetito, de ciertas habilidades deportivas que hasta ese momento eran normales, para luego ir evolucionando a cansancio, sudoración, temblores, sensación de ahogo…”, afirma el doctor Calvo. Además, según Sofía Hernández, fisioterapeuta de la Clínica Cume (Málaga), “la fatiga lleva al inicio de molestias musculares y articulares que posiblemente deriven en lesiones”. Diferentes estudios, como el de la Universidad de California (EEUU), demuestran que sobreentrenar reduce los niveles de testosterona y la concentración espermática.

“Podemos sufrir insomnio, pérdida de apetito, cansancio, sudoración, temblores, sensación de ahogo…”

Juan Bosco Calvo, especialista en medicina deportiva

En la mente (y en las ganas de sexo)

Las malas sensaciones que tenemos durante el entrenamiento y la falta de progresión comentadas anteriormente pueden tener efectos negativos también en nuestra cabeza. “Empezará a afectar a otros ámbitos de su vida, con ansiedad, irritabilidad y estrés emocional”, explica Sofía Hernández. El doctor Sitges Sierra añade que “llegados a este punto es frecuente la apatía e incluso la depresión”. Un estudio de la Universidad de Michigan-Wisconsin (EEUU) habla de cambios de humor y descenso de la libido, relacionado con el bajón de testosterona antes mencionado.

Cómo prevenirlo

El doctor Calvo opta por diseñar programas personalizados que se basen en la situación actual del deportista, valorando los objetivos a medio y largo plazo que quiere lograr. Pero sin duda, el mejor consejo es estar atento: “Detectar si aparecen los síntomas cuando se aumenta la intensidad del entrenamiento, haciendo valoraciones del estado físico y del bienestar mental del deportista cada cierto tiempo”. En opinión del doctor Sitges Sierra, ”el deportista es el que tiene que percibir el inicio de la sintomatología. Un programa valorado por los especialistas evitará un alto porcentaje de posibilidad de caer en un sobreentrenamiento”.

¿Cómo remediarlo si hemos sobreentrenado?

Si es tarde y los síntomas se han hecho evidentes, los expertos coinciden en una única solución para recuperarse: descanso. Mantenerse alejado de los entrenamientos y ponerse en manos de un experto en medicina deportiva para que valore cada caso; “en función de esto, serán importantes unas pautas de descanso, introduciendo otro tipo de entrenamiento, que pueda hacer que el paciente poco a poco retome su rutina de entrenamientos”, afirma Sofía Hernandez. La vuelta a los entrenamientos deberá ser siempre progresiva. El doctor Calvo recomienda “evitar el entrenamiento habitual, buscar actividades recreativas, técnicas de balneario-relajación, distracciones vacacionales y mejorar la nutrición”.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar