BeTech: noticias de tecnología

Estás leyendo

Microsoft Surface Laptop, el portátil imposible de reparar ni de actualizar componentes

SURFACE LAPTOP TEARDOWN

Microsoft Surface Laptop, el portátil imposible de reparar ni de actualizar componentes

Microsoft Surface Laptop, el portátil imposible de reparar ni de actualizar componentes

Presentado hace mes y medio, a inicios de mayo conocíamos el aspecto, fecha y precio de Microsoft Surface Laptop, una mezcla entre la Surface Book y la Surface Pro 4 que viene a convertirse en la respuesta de la compañía a los Chromebook de Google y MacBook de Apple, con los que peleará en el mercado a partir de este mismo verano usando como arma pesada el nuevo Windows 10 S, una versión reducida de Windows 10 que sólo usa las apps que haya en Windows Store.

 

Imposible de reparar ni actualizar

El Surface Laptop es un ordenador portátil que monta distintas configuraciones con procesadores Intel Core 5 o i7 según las versión elegida, y su aspecto recuerda a los productos Surface mencionados más arriba, aunque indistintamente también a los de la competencia con su diseño minimalista y despejado. El teclado está fabricado de Alcantara, un material de la firma italiana Alcantara mezcla de poliuretano y poliester que recuerda a la textura de los teclados premium para la Surface Pro 4. El dispositivo monta una pantalla táctil PixelSense 3:2 de 13,5 pulgadas, un puerto USB de los convencionales, el puerto de carga típico Surface y un puerto DisplayPort. Y hoy es noticia porque la web iFixit lo ha sometido a una de sus sesiones de desmontaje para analizar el grado de reparabilidad.

Portal especializado en 'teardowns' -desmontar dispositivos como smartphones y laptops para comprobar su grado de reparabilidad, iFixit nos trajo el desmontaje del iPad Pro 10,5’’ la semana pasada, concluyendo que arreglarlo en casa es prácticamente imposible. Pero el Surface Laptop se lleva la palma en lo que vamos de año, ya que iFixit es tajante en su análisis, señalando que el portátil de Microsoft es imposible de reparar debido a la forma en que las piezas del interior están montadas. De hecho le coloca la peor nota posible, un cero absoluto para dar fe de ello, suspendiéndolo más que al Surface Book de 2015 que se ganó un 1 sobre 10.

“Una monstruosidad llena de pegamento”

El site de expertos concluye que “este portátil no está diseñado para ser abierto o reparado. No puedes abrirte paso sin provocar muchos daños al aparato”. La memoria RAM, el almacenamiento y la CPU están directamente soldadas a la placa base, lo que imposibilita actualizar el laptop. La clavija para auriculares es modular, pero para acceder a ella hace falta quitar el disipador de calor, el ventilador, la pantalla y hasta la placa base. La batería “es dificultosa y peligrosa de reparar, dándole al dispositivo un tiempo de vida limitado“.

El veredicto es bien claro: “es una monstruosidad llena de pegamento” en la que “no hay nada que sea duradero o actualizable, y literalmente no puede abrirse sin destruirlo”, por lo que unido a la limitación auto-impuesta en el uso de un Windows 10 reducido, hacen pensar en la viabilidad o no de gastarse casi 1000 euros en un Surface Laptop que lleva desde la semana pasada a la venta, y cuyos análisis lo describen como un sistema potente, portátil y de acabado Premium, aunque como se ve, no diseñado para actualizar componentes, lo que juega en su contra en materia del ciclo de vida.

0 Comentarios

Mostrar